Drones en la ingeniería civil

Drones en la ingeniería civil
Juan Pedro de Gracia Roca; ALTER Technology
(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 98)

Los drones, o sistemas aéreos no tripulados (UAS), se han hecho cada vez más populares en los últimos años debido a su capacidad para ofrecer soluciones rentables, eficientes y seguras para diversas tareas en muchos sectores, siendo la ingeniería civil el sector con uno de los mayores casos de uso de estos dispositivos.

Los drones tienen muchas ventajas en la ingeniería civil, como la mejora de la topografía y la cartografía de las obras, el aumento de la seguridad y la productividad, así como la mejora de la calidad y la precisión de los datos. Los drones equipados con cámaras y escáneres láser pueden captar imágenes y datos detallados de una obra, lo que puede utilizarse para crear modelos 3D y mapas precisos. Además, pueden utilizarse para realizar tareas que de otro modo serían peligrosas o imposibles para los trabajadores, como la inspección de puentes o líneas eléctricas de alta tensión, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de accidentes y lesiones. Además, estos “pequeños” vehículos aéreos pueden utilizarse para supervisar e inspeccionar las actividades de construcción, lo que puede ayudar a identificar posibles peligros y prevenir accidentes antes de que se produzcan. En definitiva, esto ayuda a ahorrar tiempo y dinero a largo plazo, además de garantizar y mejorar la seguridad de los trabajadores y el público en general.

De acuerdo con el actual Reglamento Delegado 2019/945, que entró en vigor el 31 de diciembre de 2020, los UAS se clasificarán en 7 clases diferentes, desde clase C0 hasta clase C6, dependiendo de las especificaciones de la aeronave. Las especificaciones, características físicas y los riesgos implicados en la operación de cada aeronave no tripulada definirán la clase a la que pertenecen. El tipo de drones implicados en operaciones de ingeniería civil se clasificarán en categoría abierta, específica o certificada en función del riesgo operacional asociado al mismo. No sólo estos drones deben estar debidamente identificados mediante una etiqueta de clase, sino que también deben cumplir con otras Directivas contempladas en el DR2019/945. Cuando los fabricantes de este sector deseen comercializar sus drones en la Unión Europea, estos deben ser considerados sistemas que deben seguir normas similares a las de otros sectores industriales, lo que implica el concepto principal de Declaración de Conformidad y el marcado CE. La obtención del marcado CE es responsabilidad del fabricante o de su representante legal autorizado. Para que un producto lleve el marcado CE, el fabricante del producto debe declarar, bajo su exclusiva responsabilidad, la conformidad del producto con todos los requisitos establecidos en las Directivas comunitarias aplicables, como la Directiva de Máquinas (MD), la de Directiva de Radio (RED), entre otras.

En conclusión, los drones tienen el potencial de revolucionar la forma en que se planifican, ejecutan y mantienen los proyectos de ingeniería civil, lo que se traduce en un proceso más eficiente, rentable y seguro, siempre y cuando estos, además, estén bajo el marco europeo normativo para garantizar, así, un espacio aéreo seguro para todas las partes implicadas.

Además, desde ALTER podemos colaborar con los fabricantes para ayudarles a dar cumplimiento tanto con la etiqueta de clase como con el marcado CE.

www.dronescelab.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *