MBCAP: protocolo para evitar colisiones entre drones

MBCAP: protocolo para evitar colisiones entre drones

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), han ideado MBCAP, un protocolo para evitar las colisiones entre drones, el cual se basa en la actualización continua de la ubicación del dron, así como en estimaciones de localizaciones futuras.

Debido a la popularización del uso de drones en misiones planificadas, tales como asistencia en emergencias, extinción de incendios o vigilancia, entre otras, aumenta la probabilidad de colisión entre los mismos.

En este sentido, para evitar posibles accidentes, investigadores del Grupo de Redes de Computadores-DISCA de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado el protocolo MBCAP, presentado en la 32nd International Conference on Advanced Information Networking and Applications. Y, además, han creado un software que permite la simulación avanzada de vuelos planificados y simultáneos de hasta 256 drones. De este modo, es posible realizar pruebas simuladas con total realismo y, una vez validadas, pueden ser transferidas directamente a Drones reales. «Esto es posible debido a que nuestro desarrollo hace totalmente compatible el código simulado con el código que utiliza un Dron real, algo que es completamente novedoso a nivel internacional», ha señalado el investigador Carlos Tavares.

MBCAP se basa en la actualización continua de la ubicación del dron y en estimaciones de localizaciones futuras, lo que permite detectar los riesgos de colisión de manera temprana y, en último término, reprogramar los vuelos para evitar ese choque. El software forzaría a los drones a detenerse cuando están volando críticamente uno cerca del otro, estableciendo una prioridad para determinar qué vehículo pasará primero por el área crítica.

Tavares ha explicado que, mediante este programa, «los drones pueden comunicarse entre sí, de forma distribuida». De esta manera, «si detecta que las rutas coinciden en espacio y tiempo, se paran». Así, los drones anuncian «sus posiciones futuras; se escuchan entre ellos y llegan a un acuerdo, tomando decisiones inteligentes de forma colaborativa para que uno se espere y el otro siga».

Con pruebas reales, los investigadores han medido la comunicación entre dos aeronaves a distancias de hasta 3 km. Además, la simulación de los vuelos tiene cuenta todos los parámetros, desde la física que regula su vuelo, hasta los motores o la velocidad del viento, validando la propuesta realizada en diferentes condiciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *